vision2

Nuestra suma de deseos para 20110

Tradicionalmente los finales de periodo nos empujan a realizar balance del mismo; ocurre cada año por estas fechas, pero también tras cada mes o cada década. En la historia reciente de SUMA, este año ha sido el del lanzamiento de nuevas ideas y soportes, como este blog, pero también el del crecimiento, con nuevas cuentas, nuevos retos, algunos logros y como no muchos contratiempos; y es que todo tiene un precio pero sobre todo, todo tiene un valor.

Y de eso, de precios, valores y experiencias habla este post, en el que resumimos nuestros 10 mayores deseos para 2011: los que os deseamos, los que nos deseamos y por los que, como hasta hoy, vamos a seguir luchando cada día.

1.- Saber escuchar
Deseamos en este 2011 saber escuchar: para entender lo que necesitas y atenderte adecuadamente. Pero también deseamos que sepas escucharnos: para entender nuestro trabajo, interiorizar nuestros consejos y saber lo que necesitamos de ti para cumplir con tus expectativas. Asimismo deseamos que nuestra competencia, el mercado y la sociedad en general perseveren, un año más en la tarea de escuchar, porque sin comunicación nada tiene sentido y sin escucha no hay comunicación.

2.- Sentido común
Deseamos que en este 2011 impere el sentido común, primero en nosotros para hilar correctamente el trabajo y que este sea útil para nuestros clientes. Pero también deseamos que cunda entre ellos, para que la comunicación fluya y para que el trabajo bien hecho cumpla con su función. También lo deseamos para el sector en general, el mercado y la sociedad, que es el objetivo último de nuestra labor. Parece fácil y sin embargo debemos insistir en ello porque como dicen Greele y Voltaire, “el sentido común es el menos común de los sentidos”. Es una cuestión de salud e higiene mental, sin ello, todo esfuerzo es vano.

3.- Valentía
Poco consigue el que poco arriesga. Los grandes logros exigen valentía. Por eso nos deseamos ser valientes y olvidar el miedo, eso que tan a menudo nos impide alcanzar la libertad. Y eso mismo le deseamos a nuestros clientes porque son ellos quienes nos demuestran cada día que sin miedo podrás errar una y dos veces pero a la larga llegarás más lejos. Y ese miedo es el que no debemos tener para lanzar ideas a la sociedad, que arrastra en esta época una enorme losa de temores que le impiden avanzar.

4.- Generosidad
El 2.0 nos ha enseñado a ser generosos: más que nunca compartir es sinónimo de multiplicar. Por eso esperamos ser generosos, porque siempre se recibe tanto o más de lo que se da. También nos lo demuestran los clientes, a quienes deseamos capacidad para seguir siendo generosos: en ideas, en margen de maniobra, en confianza, paciencia y fidelidad. Si así lo hiciéramos todos y así lo hubieramos hecho siempre es probable que no estuvieramos hablando de crisis económica en estos momentos.

5.- Visión
No hay buena comunicación sin visión: para el análisis sosegado, fijar objetivos y elaborar estrategias. La visión requiere tiempo, paciencia y pensamiento estructurado. Eso mismo nos deseamos para este año, para nuestros clientes y para la sociedad en la que operamos.  Es necesario trabajar con visión estratégica; solo así podremos saber cuándo estamos desviando el rumbo y corregirlo adecuadamente. No parece que haya demasiadas voces que nos indiquen hoy con certeza cuál es ese rumbo, simplemente porque no hay demasiados ojos capaces de ver más allá de sus propias narices. Visión.

6.- Paciencia
El plazo corto es un corto plazo para el éxito. Todo lleva su tiempo. En la época de internet y la inmediatez parece una incongruencia desear paciencia. Sin embargo, a menudo olvidamos que el ser humano sigue necesitando al menos 20 años para llegar a adulto, o que un árbol no se hace en un día. De la misma forma cada trabajo requiere su fecundación, alumbramiento y crecimiento. Y de poco sirve forzarlo. Cada cual requiere su propio tiempo. Y es necesario respetarlo. Por eso esperamos tener paciencia y saber entender correctamente los tiempos, los nuestros y los de los demás y esperamos lo propio del resto.

7.- Sentido del humor
La vida es demasiado corta como para vivirla de mal humor, el trabajo siempre sale mejor con una sonrisa y en comunicación no hay nada mejor que eso. Por eso nos deseamos el mejor humor del mundo para afrontar cada reto y empezar cada día con nuevos bríos. Eso mismo deseamos a quienes interactúan con nosotros, en la seguridad de que eso les proporcionará una vida más duradera y sobre todo más placentera. Vives, sonríe.

8.- Resiliencia y fe
Palabro, sí, pero es el que mejor define lo que ocurre cada día: despiertas, tropiezas y te levantas. Lo que te permite levantarte es la resiliencia, la capacidad del ser humano para sobreponerse a los fracasos y a la frustración que estos le generan. No estaríamos aquí si no fuéramos capaces de seguir pedaleando después de habernos caído de la bici. Por eso deseamos para nosotros y para todos capacidad para sobreponerse y salir adelante. Podemos, no se dijo en vano, podemos de verdad.

9.- Energía
A menudo nos falta el aliento. Es natural, somos humanos. Por eso esperamos en este año tener siempre energía suficiente para seguir, pase lo que pase y que a los momentos flojos le sigan momentos álgidos, llenos de fuerza. Más que nunca es lo necesario en nuestra sociedad: la suma de todos, de la energía de cada uno. ¡Adelante!

10.- Pasión
Manoseada palabra, despreciada y vilipendiada, prostituida y malvendida. Amamos lo que hacemos y por eso no hacemos otra cosa, no sabemos hacer bien lo que no amamos profundamente. Eso es la pasión. Un año más deseamos poder transmitir eso en cada momento, con cada gesto, cada acción. Y deseamos contagiarla porque nuestra pasión no es nada sin la pasión de los demás. ¡Pasión! ¡Acción!

¡Feliz 2011!

Comentar