ilustración-de-Jonathan-Burton

San Publicito, una pausa para la Publicidad0

Como todo en este mundo, la Publicidad tiene su día: San Publicito. ¿Que cual es su origen? Se barajan múltiples respuestas, aunque probablemente la más razonable es, en un sector como este, que había que buscar una excusa para descansar, al menos un día al año… De paso, ocasiones como esta nos permiten reflexionar sobre lo que significa trabajar en esto de la publicidad, qué es la publicidad, quienes somos, qué es lo que queremos y sobre todo qué es lo que no queremos (que suele ser lo que está más claro).

Leer más →

Entender o no entender los nuevos escenarios de la Comunicación0

En el siglo XIX y ante el avance de la I revolución industrial surgieron movimientos como el del ludismo, que luchaban contra los cambios tecnológicos quemando máquinas. Más adelante hubo quien predijo el fin de la prensa escrita con el nacimiento de la radio, y el de esta al nacer la TV. Obviamente ningún medio ha hecho desaparecer al anterior aunque este le haya reducido su cuota de audiencia y sin embargo hoy seguimos asistiendo a distintas teorías agoreras que predicen el fin de la prensa impresa y de los modelos tradicionales (incluso con webs cuyo nombre lo dice todo) ante el auge de internet como medio de información y las redes sociales como potenciador de los mismos.

No vamos a negar que la irrupción de nuevos jugadores en la escena comunicativa hará que esta cambie, pero no significará forzosamente la desaparición de los que ya la ocupaban sino más bien su transformación. Los medios tradicionales tendrán que encontrar nuevas formas de ser y estar, adaptando sus formatos y su mensaje a los nuevos canales, como siempre ha sucedido en cualquier industria. De poco servirá la resistencia a toda costa de algunos como R. Murdoch, un gigante pero también a todas luces un dinosaurio de los medios que aún no ha entendido las características del nuevo escenario. Es bastante más útil analizar y buscar soluciones que negar la realidad.

Otro tanto está sucediendo con la industria de las Relaciones Públicas y la Publicidad. Con el declive de los medios tradicionales se impone poner en marcha con urgencia áreas de servicio adaptadas a los nuevos medios. No se trata de olvidar lo aprendido ni de dejar de hacer todo lo que ya se hacía y con buenos resultados, pero sí de buscar nuevos caminos y tomar otras perspectivas. Seguirán lanzándose comunicados, convocándose ruedas o conferencias de prensa y produciéndose anuncios en soporte papel, cuñas de radio y spots de televisión; pero se tendrán que complementar con mensajes en 7 palabras para Twitter, conversación en Facebook, intercambio de ideas en foros y contribución en comunidades profesionales. Y no bastará con dedicar una parte de la plantilla a este o el otro soporte, sino que las estrategias de comunicación tendrán que integrar todos los medios y soportes, adaptando el mensaje a cada uno y aportando un elemento esencial hasta ahora poco utilizado: la escucha.

Negarse a la evidencia es equivocarse y en esta industria equivocarse es morir

Branded content: comunicación para todos0

De un tiempo a esta parte se ha prodigado una nueva técnica en las estrategias de comunicación: Branded content. Se refiere básicamente a la estrategia de vincular contenidos a una marca y hasta el momento la mayoría lo relaciona con acciones espectaculares como la creación de un cortometraje o con el habitual product placement (posicionamiento encubierto de productos) en series televisivas y largometrajes. En principio esto puede parecer una estrategia de grandes marcas, por ser estas las únicas con acceso a presupuestos suficientes para ponerla en marcha, pero si se analiza a fondo se asemeja bastante a otras prácticas que han estado y están al alcance de cualquier empresa sea cual sea su capacidad económica: la creación de contenidos como estrategia de comunicación.
Un complemento a la publicidad
En un momento en el que el público está bastante maduro como receptor de mensajes publicitarios y por efecto de la saturación se ha vuelto cada vez más incrédulo y a la vez selectivo ya no es suficiente el modelo clásico de publicidad y es necesario innovar en fondo y forma y combinar estrategias. No estamos diciendo que el anuncio ya no sirva; sirve, pero no para todo; es necesario, pero no basta.
Junto a la creación de marca y el desarrollo de una imagen reconocible y vinculada a determinados valores es necesario aportar herramientas que generen confianza en la misma y que aporten conocimiento. No hemos inventado la pólvora, es lo que se obtiene con estrategias correctas de Relaciones Públicas, que hagan llegar al público final información sobre la empresa y su actividad.
El valor de la información
Dentro de esas acciones es sabido que una de las más efectivas es aquella que además transmita conocimiento; por ejemplo una nota de prensa en la que se informa de los resultados de un estudio es de interés informativo y suele tener más impacto que una nota sobre un traslado de domicilio (que probablemente no encontraréis publicada) … Y el interés no se obtiene en este caso por el nombre de la empresa que la emite sino por el contenido del estudio, aunque la marca es citada y queda vinculada a un contenido objetivo y útil (cumple un triple objetivo: notoriedad, imagen y servicio).
Un paso más en esa estrategia es la generación de contenido propio desde la empresa como servicio a sus clientes, proveedores, usuarios, etc. De este modo nos encontramos desde hace tiempo con las revistas corporativas, en las que no sólo se informa de los productos y servicios de la empresa sino que se incorporan reportajes de interés, consejos, entrevistas, etc. En el imaginario colectivo queda de nuevo impresa la vinculación de la marca con un contenido/servicio. Una variante de esta estrategia son las secciones patrocinadas, sea cual sea el canal, aunque tiene un sesgo más publicitario.
La democratización de la comunicación
La siguiente etapa en esa estrategia ha llegado con la irrupción de internet ya que los blogs como este, las webs, las publicaciones digitales y las redes sociales han permitido multiplicar y variar el mensaje. Pero el fondo sigue siendo el mismo, el intento de fundir información, servicio e imagen. El medio, más que nunca, es el mensaje, no sólo por el canal sino por la fuente.
Y es en esta etapa donde la posibilidad de realizar este tipo de acciones se ha abierto a las pymes ya que no son necesarios presupuestos multi-millonarios para gestionar y crear contenido en internet aunque tampoco sea gratis. Se abre un momento excepcional para los contenidos vinculados a marcas y empresas y una oportunidad para que los más pequeños puedan hacer una comunicación de calidad, con estrategias a su medida y acordes a su bolsillo.
Nota: La agencia Fire Advertainment, adelantaba este verano desde prnoticias que ‘del 2010 en adelante los anunciantes serán los que pongan el dinero para respaldar los contenidos informativos y de entretenimiento’, y ‘las marcas van a coproducir los contenidos como negocio’ de tal manera que incluso querrán desvincularse de su aparición en el propio mensaje.