Branded content: comunicación para todos0

De un tiempo a esta parte se ha prodigado una nueva técnica en las estrategias de comunicación: Branded content. Se refiere básicamente a la estrategia de vincular contenidos a una marca y hasta el momento la mayoría lo relaciona con acciones espectaculares como la creación de un cortometraje o con el habitual product placement (posicionamiento encubierto de productos) en series televisivas y largometrajes. En principio esto puede parecer una estrategia de grandes marcas, por ser estas las únicas con acceso a presupuestos suficientes para ponerla en marcha, pero si se analiza a fondo se asemeja bastante a otras prácticas que han estado y están al alcance de cualquier empresa sea cual sea su capacidad económica: la creación de contenidos como estrategia de comunicación.
Un complemento a la publicidad
En un momento en el que el público está bastante maduro como receptor de mensajes publicitarios y por efecto de la saturación se ha vuelto cada vez más incrédulo y a la vez selectivo ya no es suficiente el modelo clásico de publicidad y es necesario innovar en fondo y forma y combinar estrategias. No estamos diciendo que el anuncio ya no sirva; sirve, pero no para todo; es necesario, pero no basta.
Junto a la creación de marca y el desarrollo de una imagen reconocible y vinculada a determinados valores es necesario aportar herramientas que generen confianza en la misma y que aporten conocimiento. No hemos inventado la pólvora, es lo que se obtiene con estrategias correctas de Relaciones Públicas, que hagan llegar al público final información sobre la empresa y su actividad.
El valor de la información
Dentro de esas acciones es sabido que una de las más efectivas es aquella que además transmita conocimiento; por ejemplo una nota de prensa en la que se informa de los resultados de un estudio es de interés informativo y suele tener más impacto que una nota sobre un traslado de domicilio (que probablemente no encontraréis publicada) … Y el interés no se obtiene en este caso por el nombre de la empresa que la emite sino por el contenido del estudio, aunque la marca es citada y queda vinculada a un contenido objetivo y útil (cumple un triple objetivo: notoriedad, imagen y servicio).
Un paso más en esa estrategia es la generación de contenido propio desde la empresa como servicio a sus clientes, proveedores, usuarios, etc. De este modo nos encontramos desde hace tiempo con las revistas corporativas, en las que no sólo se informa de los productos y servicios de la empresa sino que se incorporan reportajes de interés, consejos, entrevistas, etc. En el imaginario colectivo queda de nuevo impresa la vinculación de la marca con un contenido/servicio. Una variante de esta estrategia son las secciones patrocinadas, sea cual sea el canal, aunque tiene un sesgo más publicitario.
La democratización de la comunicación
La siguiente etapa en esa estrategia ha llegado con la irrupción de internet ya que los blogs como este, las webs, las publicaciones digitales y las redes sociales han permitido multiplicar y variar el mensaje. Pero el fondo sigue siendo el mismo, el intento de fundir información, servicio e imagen. El medio, más que nunca, es el mensaje, no sólo por el canal sino por la fuente.
Y es en esta etapa donde la posibilidad de realizar este tipo de acciones se ha abierto a las pymes ya que no son necesarios presupuestos multi-millonarios para gestionar y crear contenido en internet aunque tampoco sea gratis. Se abre un momento excepcional para los contenidos vinculados a marcas y empresas y una oportunidad para que los más pequeños puedan hacer una comunicación de calidad, con estrategias a su medida y acordes a su bolsillo.
Nota: La agencia Fire Advertainment, adelantaba este verano desde prnoticias que ‘del 2010 en adelante los anunciantes serán los que pongan el dinero para respaldar los contenidos informativos y de entretenimiento’, y ‘las marcas van a coproducir los contenidos como negocio’ de tal manera que incluso querrán desvincularse de su aparición en el propio mensaje.

Lipdub o las nuevas tendencias en la felicitación navideña de empresa0

Los tiempos no corren en vano y han llegado también a la felicitación navideña de empresa. Como ocurriera con la llegada de cada nuevo soporte de comunicación, este no tiene porqué solapar al anterior sino que todos se suman y complementan. Así, aunque siguen enviándose Christmas en tarjetas impresas, abundan las piezas enviadas por email en distintos formatos (html, flash, presentaciones adjuntas, etc).

La curiosidad del año en España la han puesto los vídeos montados ad-hoc con los propios miembros de la empresa como protagonistas. ¿Más identificación de la marca con las personas? ¿Vinculación emocional? ¿Innovación? ¿Vocación de virales? Quién sabe cuál de las intenciones sino todas están detrás de la idea. Uno de los primeros antecedentes vino de la mano de la Universidad de Montréal , que combina cámara en mano, música y actores amateur y que pronto tuvo seguidores en otros centros. A tenor de los resultados de Montréal, 3.590.855 visitas, no parece que fuera una mala idea … pronto se le puso nombre al fenómeno, Lipdub, que en realidad poco tiene que ver con la Navidad y para cuya producción ya están surgiendo “especialistas“.

Esta misma semana llegó a nuestro correo un ejemplo local y es de suponer que la idea correrá como la pólvora y tendrá múltiples variaciones. Parece que por una vez la comunicación se ha centrado y ha partido de algo más que cifras, balances y clientes: las personas, quienes hacen que una empresa sea lo que es ¿o no?

P.D.: Y ¡Feliz Navidad!

El caso Marsans: del infierno al cielo y sin alas0

Esta mañana saltaba una noticia que ya ha derramado litros de tinta y probablemente seguirá dando de qué hablar en los próximos días: la empresa Marsans, en graves aprietos económicos, es la compradora del número agraciado con el primer premio en la tradicional lotería de Navidad.

Para la mayoría de medios y para el público el interés de la noticia se centra en la casualidad de que la suerte le llegue a quien está en apuros y que favorezca además, de forma múltiple, a quienes más sufren el problema, los empleados de la compañía (aparte de los clientes). Lo cierto es que este es un modelo de noticia casi tan bueno como la del hombre que muerde al perro: novedad, paradoja, casualidad, empresa conocida, muchos afectados, en fin, reúne todos los elementos indispensables. Ahora bien, para mí hay una lectura muy interesante que va mucho más allá de la primera impresión y es la que se refiere al impacto en la imagen de Marsans.
Hagamos un brevísimo retroceso en el tiempo; esta mañana Marsans era noticia en todos los diarios por el cierre de una de sus empresas, Air Comet. La empresa, con una deuda de 25 millones de dólares, echaba el cierre y dejaba en tierra esta mañana a al menos 1.500 pasajeros y en la calle a 640 trabajadores. Obviamente la imagen de Marsans a primera hora estaba por los suelos y se vivía una situación de crisis desde el punto de vista de la comunicación. Pero “hete” aquí que en apenas unas horas dos displicentes alumnas de San Ildefonso sacaban una bola con un número, el 78.294, junto a la bola que le asignaba el primer premio de la lotería y entre los cuatro cambiarían de repente la percepción pública de la imagen de Marsans; al ser esta beneficiaria en solitario del premio y haberlo repartido entre sus empleados pasaba de repente de ser conocida como la empresa quiebra a ser nombrada como la “reparte millones”.
El efecto para Marsans no ha podido ser más positivo y ha sido una doble suerte, económica por un lado y de imagen por otro y no sólo para este momento sino para mucho tiempo ya que probablemente será recordada siempre como “esa Compañía a la que le tocó el gordo el día en que cerraba una de sus filiales”. Por si todo esto fuera poco, la noticia es también un bombazo desde el punto de vista promocional para Loterías del Estado, a la que con toda seguridad acudirán a partir de 2010 las empresas con mucha más intención que la de repartir millones entre sus empleados … Y es que con un gordo como éste ¿quién se acordará de Air Comet? (por cierto su web ha sido borrada del mapa…)

P.D.: ¿y no hemos dicho que la empresa es de Díaz Ferrán, Presidente de la CEOE?