IMG_20140720_190738

Este año: Suma y sé feliz1

Cada cambio de año, una puerta se abre, y otra se cierra: dejamos atrás lo viejo para abrazar lo nuevo. Pueden ser tópicos, pero, finalmente, son una buena excusa para “replantearse” en todos los ámbitos, y dar un nuevo impulso a lo que hacemos.

En el terreno profesional y de la empresa, para nosotros, el cambio de año siempre ha servido para renovar propósitos, reforzando aquellos que dan sentido a nuestra existencia y añadiendo aquellos que la hacen cada día más consistente. Valgan pues, una vez más, como líneas o grandes guías, no sólo para nosotros, sino para todo aquel que quiera tomarlas:

  • Estar: una referencia a la máxima de estar en el presente, atentos a lo que ocurre en cada momento, para hacerlo único. Aplicable a cada tarea, cada conversación, cada acto. También significa no arrastrar cuestiones pasadas, ni proyectarse en el futuro, ya que son pérdidas de tiempo y energía que nos restan fuerza para lo que estemos haciendo ahora. Finalmente, son una alusión clara a las distracciones, que en la era 2.0 son abundantes, y van a más…
  • Conocerse: ser conscientes, en cada momento, de nuestros potenciales y nuestras debilidades, para actuar en consecuencia, aprovechando y poniendo a disposición de terceros lo mejor que hay en nosotros. No significa limitarse, pero sí tomar riesgos controlados.
  • Visualizar: en la misma medida, ser capaces de visualizar aquello que queremos. Si lo hacemos, probablemente coincidirá con aquello que mejor sabemos hacer, y nos hace felices.
  • Renovarse: buscar nuevas metas y cambiarse “el traje” de vez en cuando para tener otros puntos de vista, que nos enriquezcan y aporten nuevo valor a lo que hacemos. Del “renovarse o morir” al “renovarse para revivir o sentirse más vivo”.
  • Ser valientes: es fácil acomodarse y refugiarse en la “zona de confort”. Pero esto, a la larga, lleva a estancarse. Es necesario ser valientes y no tener miedo a abrir nuevas vías o caminos. El error, como tal, no existe realmente; se trata siempre de correcciones y aprendizajes, circunstancias que nos ayudarán a crecer. Por eso, no hay nada que temer.
  • Amarse: suena frívolo, pero no lo es. La autoestima es el principio de todo. Es clave reconocerse, admitirse y amarse para dar a otros. Y esto es aplicable a todos los ámbitos. Todo el mundo tiene cualidades, virtudes y talentos; se trata de descubrirlos y ponerlos en valor, primero ante uno mismo, y después ante los demás.
  • Compartir: por último, todo ello nos permitirá compartir lo que somos, y lo que hacemos con quienes nos rodean. En el ámbito profesional significará aportar y trasladar valor, ayudando a terceros a crecer en determinadas áreas, y, en ese sentido, alimentarse mutuamente, crecer juntos.

Todo esto, nada más y nada menos, es lo que os deseamos desde aquí para este nuevo año. Que seáis capaces de sumar siempre, y que eso os haga felices.

¡Feliz 2016!

Branded content: comunicación para todos0

De un tiempo a esta parte se ha prodigado una nueva técnica en las estrategias de comunicación: Branded content. Se refiere básicamente a la estrategia de vincular contenidos a una marca y hasta el momento la mayoría lo relaciona con acciones espectaculares como la creación de un cortometraje o con el habitual product placement (posicionamiento encubierto de productos) en series televisivas y largometrajes. En principio esto puede parecer una estrategia de grandes marcas, por ser estas las únicas con acceso a presupuestos suficientes para ponerla en marcha, pero si se analiza a fondo se asemeja bastante a otras prácticas que han estado y están al alcance de cualquier empresa sea cual sea su capacidad económica: la creación de contenidos como estrategia de comunicación.
Un complemento a la publicidad
En un momento en el que el público está bastante maduro como receptor de mensajes publicitarios y por efecto de la saturación se ha vuelto cada vez más incrédulo y a la vez selectivo ya no es suficiente el modelo clásico de publicidad y es necesario innovar en fondo y forma y combinar estrategias. No estamos diciendo que el anuncio ya no sirva; sirve, pero no para todo; es necesario, pero no basta.
Junto a la creación de marca y el desarrollo de una imagen reconocible y vinculada a determinados valores es necesario aportar herramientas que generen confianza en la misma y que aporten conocimiento. No hemos inventado la pólvora, es lo que se obtiene con estrategias correctas de Relaciones Públicas, que hagan llegar al público final información sobre la empresa y su actividad.
El valor de la información
Dentro de esas acciones es sabido que una de las más efectivas es aquella que además transmita conocimiento; por ejemplo una nota de prensa en la que se informa de los resultados de un estudio es de interés informativo y suele tener más impacto que una nota sobre un traslado de domicilio (que probablemente no encontraréis publicada) … Y el interés no se obtiene en este caso por el nombre de la empresa que la emite sino por el contenido del estudio, aunque la marca es citada y queda vinculada a un contenido objetivo y útil (cumple un triple objetivo: notoriedad, imagen y servicio).
Un paso más en esa estrategia es la generación de contenido propio desde la empresa como servicio a sus clientes, proveedores, usuarios, etc. De este modo nos encontramos desde hace tiempo con las revistas corporativas, en las que no sólo se informa de los productos y servicios de la empresa sino que se incorporan reportajes de interés, consejos, entrevistas, etc. En el imaginario colectivo queda de nuevo impresa la vinculación de la marca con un contenido/servicio. Una variante de esta estrategia son las secciones patrocinadas, sea cual sea el canal, aunque tiene un sesgo más publicitario.
La democratización de la comunicación
La siguiente etapa en esa estrategia ha llegado con la irrupción de internet ya que los blogs como este, las webs, las publicaciones digitales y las redes sociales han permitido multiplicar y variar el mensaje. Pero el fondo sigue siendo el mismo, el intento de fundir información, servicio e imagen. El medio, más que nunca, es el mensaje, no sólo por el canal sino por la fuente.
Y es en esta etapa donde la posibilidad de realizar este tipo de acciones se ha abierto a las pymes ya que no son necesarios presupuestos multi-millonarios para gestionar y crear contenido en internet aunque tampoco sea gratis. Se abre un momento excepcional para los contenidos vinculados a marcas y empresas y una oportunidad para que los más pequeños puedan hacer una comunicación de calidad, con estrategias a su medida y acordes a su bolsillo.
Nota: La agencia Fire Advertainment, adelantaba este verano desde prnoticias que ‘del 2010 en adelante los anunciantes serán los que pongan el dinero para respaldar los contenidos informativos y de entretenimiento’, y ‘las marcas van a coproducir los contenidos como negocio’ de tal manera que incluso querrán desvincularse de su aparición en el propio mensaje.