feliz-2013

2013… ¿que viene el coco?0

Tras un 2012 duro en España, social y económicamente hablando, hasta los más optimistas predicen un 2013 crítico, en todos los sentidos, y resuenan en nuestras cabezas palabras como recesión, estancamiento, crisis, decrecimiento, bancarrota, crack y una larga galería de conceptos que harían las delicias hasta del más exquisito aficionado al género de terror. Cierto es que 2012 ha sido el año en el que más hemos sentido, casi todos, las consecuencias de los desaguisados realizados durante los años anteriores. También, para qué vamos a engañarnos, en el sector de la Comunicación, el Marketing, y la Publicidad, se ha hecho sentir la cacareada recesión: no en vano, las partidas dedicadas por las empresas a este concepto suelen ser las primeras en recortarse…

Incluso, llegando el final de 2012, se acentuó la sensación de desastre nacional y global, al acercarse la fecha en que, supuestamente, se cumplirían las profecías apocalípticas que anunciaban el argamedón para el 21/12/2012. Pero, hete aquí que pasó dicha fecha, y aquí nos encontramos, ni mucho peor, ni mucho mejor que un día antes, lo cual nos hace preguntarnos: y ahora que llega 2013 ¿finalmente vendrá el “coco”? Siendo realistas, no parece que la situación vaya a cambiar de repente, pero ¿significa eso que debemos escondernos bajo la cama, esperando a que todo pase?

Rotundamente, no. Desde aquí, nos hemos negado una y otra vez, y seguiremos haciéndolo, a la muerte por parálisis. No, señores, no creemos que vaya a “venir el coco”, y si viene, aquí le esperamos. Desde nuestro punto de vista, el mensaje que nos traslada 2013 es el de que viene lo mejor: lo que queda por aprender, lo que queda por avanzar, lo que queda por ganar. Por eso, apostaremos, como siempre hemos hecho, por la confianza, por el trabajo duro y minucioso, por la sencillez en todo lo que hacemos, por la fluidez en la comunicación, por la colaboración y por los objetivos comunes.

Nunca hemos creído en la relación dual, de enfrentamiento, sino en las relaciones simbióticas, de unión. Por eso, no creemos que haya que enfrentarse al 2013 como si se tratara de un enemigo al que vencer; creemos más bien que merece la pena pararse, mirarlo a los ojos y cogerlo de la mano, para ir, todos juntos, en busca del 2014, y así con cada año que pase. Confiamos. Avanzamos. Sumamos.

¡Venga 2013, adiós 2012!

 

 

 

 

 

 

Comentar